viajar y otras cosas
Secciones  
  Viajar y otras cosas...
  Date un gusto
  Publicidad Creativa
  Reflexiones de aqui y alli..
  Hoteles
  Mundo curioso
  Viajes y lugares
  Destinos del mundo
  Aerolineas noticias
  Galeria de Fotos
  Contacto
  Libro de visitantes
  Consejos sanitarios para viajeros
  Viaje en avion: consideraciones sanitarias.
  Pruebas
  página prueti
  Jugar un poco
Consejos sanitarios para viajeros
Consejos para el viajero

MEDIDAS GENERALES recomendadas por el Ministerio de Sanidad y Consumo de España.

Visita Previa al Médico General
Se aconseja la visita previa al médico de cabecera, que informará sobre consejos generales, y en caso de padecer alguna enfermedad que requiera de algún medicamento específico, aparte de pasar la revisión oportuna, es recomendable que el médico extienda un informe sobre la misma, y le recete la medicación necesaria en cantidad suficiente para cubrir el período de tiempo que dure su estancia en el extranjero.
Se deben programar con tiempo los aspectos sanitarios del viaje.
Los viajeros deberán adquirir cierta familiaridad con el sistema de asistencia sanitaria del país de destino y conocer la cobertura de su seguro. Para recibir información al respecto, deben dirigirse a las Direcciones Provinciales del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), donde se les indicarán los acuerdos que sobre prestaciones de asistencia sanitaria tiene establecidos España con otros países.

Edades de más Riesgo
Cuando los viajeros sean ancianos o niños, son necesarias precauciones especiales, como son la protección contra el sol y el calor en países tropicales por el riesgo de insolaciones y deshidrataciones. En los traslados o vuelos de larga duración, sobre todo en personas de edad avanzada, es conveniente hacer los ejercicios de movilización que el medio permita (cambios posturales, caminar hasta el servicio, etc.)
Los niños se adaptan, en general, mejor que los adultos a los cambios horarios y de clima. Pero su resistencia a las enfermedades es menor. Un estado de deshidratación aguda puede provocar la muerte del niño en pocas horas.

Vestuario y clima
Es muy importante elegir ropa y calzado adecuados. Los vestidos deberán ser de fibras naturales (algodón, lino, etc.), ligeros, no ajustados y de colores claros, siendo aconsejable cambiarse de ropa a menudo.
El calzado será amplio y ventilado para evitar infecciones por hongos.
Puede haber considerables diferencias entre las temperaturas diurnas y las nocturnas a cualquier altitud. En los locales climatizados y en los aviones la temperatura es fresca. El contraste entre temperaturas aumenta la predisposición a los resfriados que pueden prevenirse utilizando la ropa adecuada.
Se aconseja sacudir las sábanas y mantas antes de acostarse, así como la ropa y el calzado antes de vestirse, por si algún insecto u otro animal se hubiera ocultado en ellos.
En caso de ropa secada al aire, es conveniente plancharla con mucho calor.
El calor y la humedad excesivos y los esfuerzos exagerados en esas condiciones, pueden provocar desde agotamiento, pérdida de líquidos y sales minerales hasta un grave golpe de calor que haga necesaria una intervención médica de urgencia. En los casos de agotamiento se recomienda tomar té y bebidas ricas en sales minerales (zumos de frutas y legumbres, caldos de verduras, etc.)
La exposición a los rayos del sol puede provocar graves y debilitantes insolaciones y quemaduras, especialmente en personas de piel clara. Una forma de evitarlo es ir adaptándose con una exposición progresiva, usar sombrero y gafas de sol y aplicarse cremas con filtro solar.
Las personas con problemas alérgicos, deben tener en cuenta la época estacional del país de destino y la posibilidad de que se produzca una crisis durante el viaje.

Botiquín
Siempre es útil llevar un desinfectante y material de cura de fácil aplicación. En ciertas zonas también son una necesidad básica las cremas solares, los repelentes de mosquitos, los medicamentos contra el paludismo y las sales de rehidratación oral. Los viajeros deben consultar al médico sobre si deben llevar consigo antibióticos o preparados antidiarreicos.
Si se va a permanecer durante un largo período en zonas remotas deben consultar a alguna persona experta que pueda aconsejarles sobre el contenido de su botiquín. Si se preve que deba administrarse un medicamento inyectable, deben llevar jeringuillas y agujas desechables.

Contenido de un botiquín médico básico

Artículos para primeros auxilios:

Esparadrapo adhesivo
Antiséptico para heridas
Vendas
Gotas oculares emolientes
Repelente de insectos
Tratamiento para las picaduras de insectos
Descongestionante nasal
Sales de rehidratación oral
Tijeras e imperdibles
Analgésico simple (por ejemplo, paracetamol)
Apósitos esterilizados
Termómetro clínico.

Artículos complementarios según el destino y las necesidades individuales:

Medicación contra la diarrea
Polvos antifúngicos
Medicación antipalúdica
Preservativos
Medicación para cualquier enfermedad previa
Sedantes
Jeringuillas y agujas esterilizadas
Desinfectante del agua
Otros artículos para las necesidades previsibles, según el destino y la duración del viaje.

VACUNACIONES OBLIGATORIAS

Algunas vacunaciones están sometidas a reglamentación internacional, pudiéndo ser exigido por las Autoridades Locales del país que se visita, un Certificado Internacional de Vacunación.
Este tipo de vacunación sólo se administra en los Centros de Vacunación Internacional autorizados y aprobados por la Organización Mundial de la Salud, en donde se proporciona el Certificado Internacional de Vacunación.

Vacunación Contra la Fiebre Amarilla
Es una enfermedad vírica de declaración internacional obligatoria, que se transmite por la picadura de un mosquito infectado.
La vacunación es obligatoria para entrar en algunos países (situación sanitaria mundial por países). Sólo se administra en los Centros de Vacunación autorizados y aprobados por la Organización Mundial de la Salud, donde se expide el Certificado Internacional de Vacunación.
Independientemente de su posible exigencia, se recomienda esta vacunación a todos los viajeros que se dirijan a zonas infectadas de África y América del sur.
Existen algunas contraindicaciones en personas con alteraciones inmunitarias y en niños menores de 6 meses. En el caso de embarazadas la vacuna no está indicada durante el primer trimestre del embarazo.
Su validez legal es de 10 años, a partir de los 10 días de la primera dosis e inmediatamente en la revacunación.
La vacuna es de virus vivos atenuados, cultivada en embrión de pollo.

VACUNACIONES RECOMENDADAS

La vacunación es una ayuda muy importante en la prevención de enfermedades infecciosas.
Los viajeros pueden vacunarse contra algunas enfermedades. La selección de las vacunas para un viaje determinado dependerá de la situación sanitaria concreta del país a visitar, de las enfermedades endémicas que le afecten, de las características del viaje (no se corren los mismos riesgos en un viaje de aventura que en uno organizado y no es lo mismo un viaje a una zona rural que a una zona urbana), de la duración del mismo, de la situación general de salud del propio viajero y del tiempo disponible antes del viaje.
Por todo ello, estas medidas preventivas deberán recomendarse en los servicios médicos de forma personalizada. Si usted no ha contado con esta posibilidad deberá extremar el cumplimiento de las medidas preventivas generales que se explican en la opción "Durante el Viaje" y téngalo presente para futuros viajes.

LISTA DE VACUNAS

Cólera
Es una enfermedad bacteriana intestinal aguda, producida por el Vibrio Cholerae. Se transmite por agua y alimentos contaminados.
Las zonas endémicas se encuentran principalmente en África, Centro y Sudamérica y Sudeste Asiático.
Es una enfermedad cuarentenable de declaración obligatoria internacional.
La vacunación anticolérica ha sido suprimida como obligatoria para el tránsito internacional de viajeros.
El riesgo de cólera para los viajeros es muy bajo y la mejor forma de prevenir la enfermedad son las medidas higiénicas con el agua y los alimentos (durante el viaje).
Se encuentra comercializada una vacuna oral inactivada que puede estar indicada para los viajeros que se dirijan a zonas de alta endemia, también para cooperantes, miembros de ONG, viajes de aventura, trabajadores en campos de refugiados y en el caso de que se prevea un contacto directo con la población.

Fiebre tifoidea
Es una enfermedad infecciosa producida por una bacteria, SalmonellaTyphi, que se transmite por el agua y los alimentos contaminados.
Su distribución es mundial, en países desarrollados la incidencia es muy baja, pero en los países en vías de desarrollo es una enfermedad frecuente. Los países más afectados se encuentran en África, Centro y Sudamérica, Oriente Medio y Sudeste asiático.
Existen dos tipos de vacuna oral e inyectable.
La vacunación se recomienda a los viajeros que se dirijan a zonas endémicas, sobre todo en viajes fuera de los circuitos turísticos y condiciones higiénico-sanitarias difíciles o en estancias prolongadas
Dado que la efectividad de la vacuna es limitada, se debe considerar que la mejor prevención son las medidas higiénicas con los alimentos y bebidas (Durante el viaje)
Hepatitis A
Es una enfermedad infecciosa, transmitida por el virus de la hepatitis A, que posee una distribución mundial, apareciendo en forma de epidemias periódicas. Se transmite de persona a persona y por la ingestión de alimentos y bebidas contaminadas.
Las áreas de alta incidencia son África, Asia, Centro y Sudamérica, zona mediterránea y Europa del este.
España se considera un país con una incidencia intermedia-baja. La mejora de las condiciones higiénicas ha producido un cambio en el patrón epidemiológico, con una disminución de la infección en relación con la edad.
La vacuna se prepara con virus de la hepatitis A inactivados.
Se recomienda a los viajeros menores de 30 a 35 años, procedentes de zonas de baja incidencia (Europa occidental, Canadá, Estados Unidos, Japón, Australia y Nueva Zelanda), que se dirijan a países de alta endemia, valorando siempre la duración del viaje y las condiciones higiénico sanitarias del mismo.
Hepatitis B
Es una enfermedad infecciosa transmitida por el virus B de la hepatitis, de distribución universal. Se transmite sobre todo por vía sexual, transfusiones sanguíneas con sangre contaminada o por material contaminado (jeringas, tatuajes) y vertical madre-hijo.
La hepatitis B es endémica en toda África, gran parte de América del Sur, Europa oriental, Mediterráneo oriental, sudeste asiático, China e Islas del Pacífico, excepto Australia, Nueva Zelanda y Japón. En la mayor parte de estas regiones son portadores crónicos del virus del 5 al 15% de la población.
España tiene una incidencia media o baja, con un índice de portadores en torno al 1%. La epidemiología de la enfermedad está cambiando, debido a la vacunación de niños, adolescentes y grupos de riesgo.
Actualmente se utilizan vacunas elaboradas por ingeniería genética.
La vacuna se recomienda a los viajeros que vayan a permanecer más de 6 meses en zonas endémicas o viajen con frecuencia, a los trabajadores sanitarios, a los adictos a drogas por vía parenteral y cuando se prevean relaciones sexuales con la población local o se pueda requerir asistencia sanitaria.
Meningitis Meningocócica
Es una enfermedad infecciosa aguda de distribución mundial, que suele presentarse de forma endémica con oscilaciones estacionales.
Los países de mayor incidencia se encuentran en África Subsahariana, también se han producido brotes en el sudeste asiático (India, Nepal) y Oriente Medio.
La vacunación está indicada en viajeros mayores de 2 años que se dirijan a zonas endémicas o hiperendémicas de meningitis A ó C durante la estación seca (diciembre a junio) y que vayan a estar en contacto directo con la población.
La vacunación es obligatoria para viajar a Arabia Saudí durante el período de Peregrinación a la Meca.
Poliomielitis
La poliomielitis es una enfermedad que se encuentra casi erradicada en los países occidentales, gracias a la vacunación, pero que aún persiste en algunos países menos desarrollados.
Se recomienda la vacunación a los viajeros que se dirijan a países de alta endemia, que vayan a estar en contacto estrecho con la población (África, Oriente Medio y Sudeste Asiático).
Rabia
Es una enfermedad vírica aguda que afecta al sistema nervioso central y se transmite al hombre por contacto directo (mordedura, secreción) con determinadas especies de animales (perros, gatos, zorros, murciélagos, mofetas, etc.)
Es endémica en muchos países en desarrollo, en alguno de ellos llega a ser un importante problema de salud pública como en África subsahariana, Blangladesh, Bolivia, China, Colombia, Ecuador, Etiopia, Filipinas, Guatemala, India, Méjico, Perú, Sri Lanka, Vietnam o Tailandia.
Otros países declaran estar exentos de esta enfermedad: Australia, Bahrein, Bermudas, Chipre, Dinamarca, España, Finlandia, Grecia, Reino Unido, Irlanda, Islandia, Japón, Kawait, Malta, Noruega, Nueva Zelanda, Papua Nueva Guinea, Portugal, Suecia y Taiwan.
La vacuna más eficaz es de virus inactivados cultivados en células diploides humanas
Teniendo en cuenta una valoración concreta, el riesgo real de enfermedad, se puede realizar una vacunación pre-exposición o post-exposición (tras el contacto con un animal sospechoso).
Se recomienda la vacunación pre-exposición en viajes de mas de 1 mes a zonas rurales de alta endemia o cuando se realicen actividades especiales (cazadores, escaladores). Personal de laboratorio en contacto con el virus, profesionales de riesgo en países endémicos (veterinarios, espeólogos, zoólogos).
Tétanos
Es una enfermedad producida por una toxina de la bacteria Clostridium tetani, que penetra en el organismo a través de heridas o erosiones en piel o en mucosas, sobre todo en heridas anfractuosas por lo que es fundamental que ante cualquier herida la limpieza y desinfección sea concienzuda. Su distribución es universal.
La vacunación se recomienda a todas las personas, especialmente a los viajeros.
Otras vacunas
Existen otras vacunas que sólo son aconsejables en casos especiales, en los que hay que valorar individualmente las características y la duración del viaje, las condiciones sanitarias del país de destino, la edad y la situación clínica del viajero.
Estas pueden ser: encefalitis primero estival, encefalitis japonesa, neumococo, difteria, gripe, etc.

PREVENCION DEL PALUDISMO

El Paludismo o Malaria es una enfermedad muy extendida que afecta a practicamente todos los países tropicales. Se transmite a través de la picadura de un mosquito (Anopheles). Dado que esta enfermedad puede resultar grave, e incluso mortal, es importante hacer una prevención de la misma. Como en la actualidad no se dispone de una vacuna eficaz, la profilaxis se basará en la conjunción de las siguientes medidas:
Ser consciente del riesgo. Todo viajero que va a zonas de paludismo debe conocer el riesgo de infección, saber como protegerse y consultar a un médico en caso de fiebre.
Evitar la picadura del mosquito
Los viajeros deben protegerse contra la picadura de los mosquitos; esto constituye la primera línea de defensa contra el paludismo. Para ello incluimos las siguientes recomendaciones:
Evitar, si es posible, salir entre el anochecer y el amanecer pues los mosquitos pican habitualmente durante este período; si se sale por la noche llevar ropa con manga larga y pantalones largos y evitar los colores oscuros que atraen a los mosquitos.
Impregnar las partes expuestas del cuerpo con un repelente que contenga N,N dietil m toluamida (deet) o Ftalato de dimetilo, siguiendo las recomendaciones del fabricante, en particular en lo que se refiere a niños pequeños.
Alojarse, si es posible, en un edificio bien construido y bien conservado, con tela metálica en puertas y ventanas. Si no se dispone de esta protección deben cerrarse las puertas y ventanas durante la noche.
Si los mosquitos pueden penetrar en la habitación, colocar una mosquitera alrededor de la cama fijándola bajo el colchón y asegurarse de que no esté rota y de que ningún mosquito haya quedado atrapado en el interior. Para mejorar la protección puede impregnarse la mosquitera con permetrina o deltametrina.
Pulverizar insecticidas, utilizar difusores de insecticidas (eléctrico o a pilas ) que estén provistos de pastillas impregnadas de piretrinas o hacer quemar en las habitaciones durante la noche serpentinas antimosquitos que contengan piretrinas.
Tomar la quimioprofilaxis adecuada
Los diferentes medicamentos y las pautas de administración se basarán en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.
Dado que el tipo de medicación varía según la zona a visitar y que ninguno de estos medicamentos está desprovisto de efectos secundarios, la prescripción de los mismos deberá ser realizada por personal sanitario especializado, en consulta personalizada.

Advertencias generales:

A pesar de tomar cualquier medicación preventiva, la posibilidad de contraer paludismo no desaparece de forma absoluta. Asimismo, ningún medicamento está libre de efectos secundarios y no deben prescribirse si no hay un riesgo verdadero.
Para que la quimioprofilaxis tenga efectividad deberá continuarse durante las cuatro semanas siguientes al abandono de la zona palúdica, tanto si los viajeros vuelven a su país de origen como si van a una zona tropical exenta de paludismo, ya que el parásito que produce la enfermedad puede permanecer acantonado en el hígado durante ese período de tiempo.
Si durante el viaje aparecieran síntomas de paludismo, como fiebre, sudoración y escalofríos, aún tomando profilaxis medicamentosa, deberá consultar sin demora a un médico.
Los síntomas del paludismo pueden, a menudo, ser benignos y hace falta sospechar la enfermedad, si una semana después de la llegada a la zona endémica se declara una fiebre inexplicable, acompañada o no de otros síntomas (dolor de cabeza, flojera y dolores musculares, vómitos , diarrea o tos).

Durante el viaje

Cuidado con lo que come. La diarrea es la enfermedad más frecuente en los viajes internacionales.
La mejor forma de protegerse es seleccionar y preparar con cuidado los alimentos y bebidas. Desgraciadamente un buen aspecto no garantiza que un alimento sea seguro ya que a pesar de tener una apariencia apetitosa puede estar contaminado.
No ingerir verduras crudas. Especial atención a las ensaladas. Las hortalizas que se vayan a consumir en fresco se mantendrán media hora en agua tratada con hipoclorito sódico (lejía apta para el consumo humano, sin detergente ni perfumada) a razón de una o dos gotas por litro de agua (cuidados con el agua).
Las carnes y pescados deben consumirse suficientemente cocinados. No ingerir moluscos crudos (almejas, chirlas, berberechos, coquinas,etc.).
Se recomienda consumir sólo fruta pelada, o bien, lavada con agua apta para el consumo humano y unas gotas de lejía.
Hay que prestar especial atención a la repostería y los helados por su fácil contaminación.
No deben consumirse leche ni sus derivados sin higienizar.

CUIDADO CON EL AGUA

Teniendo presente que el agua es un importante transmisor de enfermedades infecciosas, es recomendable beber sólo agua que ofrezca suficientes garantías o agua embotellada que deberá ser abierta en su presencia.
No admitir cubitos de hielo en las bebidas ya que pueden estar preparados con aguas contaminadas.
Debido a la climatología que existe en los países tropicales, es aconsejable ingerir abundantes líquidos.
Ofrecen mayor garantía y seguridad por su elaboración, los refrescos y bebidas embotelladas y las bebidas calientes, té o café, por la temperatura a la que se someten.
En el caso de aguas potencialmente peligrosas, éstas pueden ser tratadas de forma sencilla como se indica en el siguiente cuadro:

TRATAMIENTO DE AGUA POTENCIALMENTE PELIGROSA
EBULLICION: Durante 10 minutos airear para mejorar el sabor
CLORACION :2 gotas de lejía*/litro esperar 30 minutos antes de consumirla
*La lejía (hipoclorito sódico puro) ha de ser sin detergente ni perfumada.


ALTERACIONES DIGESTIVAS


Las modificaciones en las condiciones de la alimentación, los horarios, el hábitat, etc. producidos durante el viaje pueden desencadenar alteraciones digestivas.

Diarrea del viajero:


Enfermedad que, lamentableménte, se presenta con demasiada frecuencia en los viajeros, sobre todo los que se dirigen a zonas subdesarrolladas. El origen suele ser la ingestión de alimentos en malas condiciones, por lo que la mejor profilaxis radica en un buen cuidado con los alimentos y las bebidas.
El uso preventivo de antibióticos no está recomendado. Algunas personas con problemas de salud pueden necesitarlo; en estos casos deberán tomarlos en las dosis y pautas de administración prescritas por su médico.

Esteñimiento:

Se puede producir por transgresiones dietéticas y modificaciones en los hábitos alimenticios así como por la inmovilidad prolongada en los asientos de un vehículo.

Dolores de estómago:

Suele estar producido,en personas susceptibles, por abusar de picantes, condimentos, bebidas alcohólicas y frutas ácidas. Basta a veces con restablecer el equilibrio alimentario con una dieta apropiada para resolver el problema.

CUIDADO CON LOS BAÑOS

En agua dulce

En los trópicos los cursos de agua, canales, lagos, etc. pueden estar infectados por larvas que penetran en la piel y provocan enfermedades. Hay que evitar lavarse y bañarse en aguas que puedan estar contaminadas por excrementos humanos y animales, ya que pueden ser vías de transmisión de infecciones de ojos, oídos e intestinales. Sólo son seguras las piscinas con agua clorada.

En agua de mar

En principio los baños en el mar no implican riesgos de enfermedades transmisibles. Sin embargo es recomendable que el viajero se informe en el lugar si está permitido bañarse y no supone un peligro para la salud. Las picaduras de medusa provocan fuertes dolores e irritaciones de la piel. En ciertas regiones los bañistas deben usar algún tipo de calzado que les proteja de las mordeduras y picaduras de los peces, contra la dermatitis por los corales y contra los crustáceos, mariscos y anémonas de mar tóxicos.

PROTECCIÓN CONTRA LOS ANIMALES

Es conveniente evitar el contacto con cualquier tipo de animales, incluídos los domésticos, ya que éstos pueden no estar controlados sanitariamente.
En general los animales tienden a evitar a los seres humanos, pero pueden llegar a atacar, sobre todo si es para proteger a sus crías.
Como reflejo de defensa las serpientes muerden y los escorpiones pican, especialmente de noche. El uso de calzado apropiado y sólido es muy importante para caminar de noche en zonas habitadas por serpientes. Es conveniente examinar el calzado y la ropa antes de ponérselo, sobre todo por la mañana, ya que las serpientes y los escorpiones tienden a resguardarse en ellos.

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Estas enfermedades, incluido el VIHSIDA y la hepatitis B, han aumentado en los últimos años y existen prácticamente en todos los países del mundo.
También conviene recordar que la transmisión de la mayor parte de estas infecciones no se produce tan sólo por contacto sexual, la madre infectada puede también contaminar a su hijo, durante el embarazo, el parto, o después del nacimiento, y ciertas infecciones en particular la del VIHSIDA, la hepatitis B y la sífilis pueden ser transmitidas asimismo por la sangre o hemoderivados contaminados y por el uso de agujas infectadas.
Las medidas de prevención de las infecciones de transmisión sexual son las mismas en el extrajero que en el lugar de residencia. El contacto sexual múltiple o con personas que mantienen relaciones múltiples puede ser un peligro.
En las relaciones sexuales el medio más eficaz de evitar la transmisión de estas enfermedades es el uso del preservativo. Si se desconoce el estado de la pareja, el hombre debe utilizar un preservativo en cada relación, de principio a fin de la misma, y la mujer debe asegurarse de que su compañero lo utiliza.
Para evitar el contagio a través de la sangre nunca se deben compartir agujas, jeringuillas ni cualquier otro material que pueda estar contaminado (cuchillas de afeitar, cepillos de dientes, utensilios para tatuajes o acupuntura, etc.).
Es necesario tener en cuenta, asimismo que no existe peligro de transmisión de SIDA por el hecho de utilizar transportes públicos, por contactos a través de las manos, saludos, caricias, por el uso de baños públicos o utensilios de comida y que esta enfermedad no se transmite a través de la picadura de mosquitos u otros insectos.



Al regreso

MEDIDAS GENERALES

CONSEJOS DESPUÉS DEL VIAJE


Algunas enfermedades tropicales no se manifiestan inmediatamente, pudiendo presentarse bastante tiempo después del regreso. En el caso de que se necesite acudir al médico, deberá informarle de que ha realizado un viaje en los últimos 12 meses a una zona tropical o país en vías de desarrollo.

Informacion especifica sobre vacunas del msc.es

Centros de vacunacion internacional en España

Riesgos sanitarios medioambientales



Frecuentemente los viajeros experimentan grandes y abruptos cambios en las condiciones medioambientales, que pueden tener efectos en detrimento de la salud y el bienestar. El viaje puede implicar importantes cambios de altitud, temperatura y humedad; así como la exposición a especies inusuales de animales e insectos. El impacto negativo de los cambios repentinos de medio ambiente puede minimizarse adoptando algunas precauciones sencillas.

Altitud

A gran altitud la presión atmosférica se reduce. La consecuente reducción de la presión del oxígeno puede provocar hipoxia (suministro reducido de oxígeno a los tejidos).
A altitudes de 1.500-3.500 metros, la tolerancia al ejercicio disminuye y la ventilación se incrementa. A altitudes de 3.500-5.500 metros se produce hipoxia y puede sobrevenir la enfermedad del mal de las alturas. Una ascensión rápida puede provocar hipoxia aguda: la persona afectada se debilita y puede perder el conocimiento. Después de 1-6 horas a gran altitud se puede producir el mal de altura agudo. Al dolor de cabeza le siguen anorexia, náuseas y vómitos, además de insomnio, fatiga, debilidad e irritabilidad. En algunos casos el resultado es mortal al desarrollar edema pulmonar y cerebral.
Los viajeros con enfermedad cardiovascular o pulmonar previa o anemia son muy sensibles a los cambios de altitud, ya que éstos pueden ser peligrosos o incluso poner la vida en peligro.

Precauciones para viajeros no acostumbrados a grandes altitudes

  • Si es posible evitar viajes directos a grandes altitudes. Fraccionar el viaje durante 2-3 noches a 2.500-3.000 metros para prevenir el mal de altura.
  • Si no se puede evitar el viaje directo a gran altitud, el viajero debe evitar el ejercicio excesivo, las comidas copiosas y el alcohol después de llegar.
  • Los viajeros que realizan una ascensión rápida hasta una gran altitud (>3.000 metros) pueden considerar tomar medicación profiláctica (acetazolamida).
  • Los viajeros que planean hacer escalada o trekking a gran altitud, requerirán un período de adaptación gradual.
  • Los viajeros con enfermedad cardiovascular o pulmonar previa o anemia deben pedir consejo médico antes de viajar a una gran altitud.
Calor y humedad

Los cambios repentinos en temperatura y humedad pueden tener efectos adversos para la salud. La exposición a alta temperatura y humedad origina pérdida de agua y electrolitos (sales) y puede provocar extenuación por calor y golpe de calor. En condiciones de calor seco, es especialmente probable desarrollar deshidratación a menos que se tenga cuidado en mantener una adecuada ingestión de líquidos. La adicción de un poco de sal de mesa a los alimentos y bebidas (a menos que esté contraindicada) puede ayudar a prevenir la extenuación por calor, especialmente durante el período de adaptación.
El consumo de alimentos y bebidas que contienen sal ayuda a reponer los electrolitos en caso de extenuación por calor y si se suda abundantemente. Cuando hace calor los viajeros mayores deben tener un cuidado especial en consumir más cantidad de líquidos, ya que el reflejo de la sed disminuye con la edad. Es necesario que los bebés y niños pequeños beban suficientes líquidos para evitar la deshidratación.
En condiciones de calor se puede experimentar irritación de la piel (sarpullido por exceso de calor). Las infecciones cutáneas por hongos como el tinea pedis (pie de atleta) a menudo se ven agravadas por el calor y la humedad. Una ducha diaria, vestir con ropa holgada de algodón y la aplicación de polvos de talco en las zonas sensibles de la piel, ayudan a reducir el desarrollo o la propagación de estas infecciones.
La exposición a aire caliente, seco y con polvo puede provocar irritación e infección de los ojos y del tracto respiratorio.

Radiación ultravioleta por el sol

La radiación ultravioleta (UV) del sol incluye radicación UVA (longitud de onda de 315-400 nm) y UVB (280-315 nm), ambas perjudiciales para la piel y los ojos. La intensidad de la radiación UV está indicada por el Índice UV Solar Total, que mide la radiación peligrosa para la piel. El índice describe el nivel de radiación UV solar sobre la superficie de la Tierra, frecuentemente se notifica como la media máxima durante 10-30 minutos del día. Los valores del índice varían de cero hacia arriba, y cuanto más alto es el valor del índice, mayor es la posibilidad de que se produzca daño en la piel y los ojos y menor el tiempo necesario para que ocurra el daño. Los valores del índice se agrupan en categorías de exposición, siendo "extremos" los valores superiores a 10. En general, cuanto más próximo al ecuador más alto es el índice. La radiación UVB es especialmente intensa en verano y en el período de 4 horas alrededor del mediodía solar. La radiación UV puede penetrar el agua clara hasta una profundidad de 1 metro o más.

Los efectos adversos de la radiación ultravioleta del sol son los siguientes:

  • La exposición a la radiación UV, especialmente la UVB, puede producir quemaduras solares debilitantes e insolaciones graves, especialmente en personas de piel clara.
  • La exposición de los ojos puede causar queratitis aguda ("ceguera de la nieve"), y el daño a largo plazo provoca el desarrollo de cataratas.
  • Los efectos adversos a largo plazo en la piel incluyen:
  • desarrollo de cáncer de piel (carcinoma y melanoma maligno), principalmente debido a la radiación UVB;
  • envejecimiento acelerado de la epidermis, principalmente debido a la radiación UVA, que penetra más profundamente en la piel.
  • Las reacciones cutáneas adversas se deben a la interacción con numerosos medicamentos que pueden causar fotosensibilización y dermatitis fototóxica o fotoalérgica. Ciertos tipos de medicamentos, anticonceptivos orales, algunos medicamentos para profilaxis antipalúdica y ciertos antimicrobianos pueden producir reacciones adversas dermatológicas con la exposición a la luz solar. La aplicación tópica de ciertos productos, incluidos los perfumes que contienen aceite de bergamota u otros aceites cítricos, puede originar reacciones fototóxicas de contacto.
  • La exposición puede suprimir el sistema inmune, incrementar el riesgo de enfermedades infecciosas y limitar la eficacia de las vacunaciones.
Precauciones

  • Evitar exponerse al sol a mitad del día, cuando la intensidad de las radiaciones UV es más alta.
  • Usar prendas que cubran los brazos y las piernas (la ropa de verano es protectora frente a las radiaciones UV y generalmente más efectiva incluso que los filtros solares de buena calidad).
  • Usar gafas de sol con protección contra las radiaciones UV y diseño envolvente, así como un sombrero de ala ancha para protegerse del sol.
  • Aplicarse un filtro solar de amplio espectro con factor de protección solar (FPS) 15+ generosamente en las zonas del cuerpo no protegidas por la ropa, y repetir la aplicación frecuentemente.
  • Asegurar especialmente que los niños estén bien protegidos.
  • Adoptar precauciones frente a la exposición excesiva sobre o en el agua.
  • Comprobar que la medicación que se toma no afecta a la sensibilidad a la radiación UV.
  • Si anteriormente se han producido reacciones cutáneas adversas, evitar cualquier tipo de exposición al sol y a los productos que causaron las reacciones adversas.
Riesgos sanitarios de origen alimentario y por el agua

Muchas enfermedades infecciosas importantes (como brucelosis, cólera, criptosporidiosis, giardiasis, hepatitis A y E, legionelosis, leptospirosis, listeriosis, esquistosimiasis y fiebre tifoidea) se transmiten a través de agua y alimentos contaminados. La información sobre estas y otras enfermedades infecciosas específicas de interés para el viajero se encuentra en el Capítulo 5.
Para los viajeros, el principal problema sanitario asociado con el agua y los alimentos contaminados es la "diarrea del viajero", que puede ser causada por numerosos agentes infecciosos. La diarrea es el problema sanitario más común con el que se encuentra el viajero y puede afectar hasta al 80% de los viajeros en los destinos de alto riesgo. Incluso un breve episodio de diarrea severa puede estropear unas vacaciones o arruinar un viaje de negocios. La diarrea puede ir acompañada de náuseas, vómitos y fiebre. La diarrea del viajero es consecuencia en primer lugar del consumo de bebidas, agua de bebida o alimentos contaminados. La contaminación en estos casos se debe a la presencia de microorganismos patógenos. Una extensa variedad de diferentes bacterias, virus, y algunas infecciones parasitarias y micóticas pueden ser la causa de diarrea en el viajero.
La enfermedad también puede ser causada por determinadas toxinas biológicas que se encuentran en productos del mar. Las principales enfermedades de este grupo se deben a intoxicación por :

  • toxinas paralizantes de moluscos
  • toxinas neurotóxicas de moluscos
  • toxinas amnésicas de moluscos
  • toxina de ciguatera (ciguatoxina)
  • envenenamiento por pescado escombroide
  • pez globo.
Las toxinas implicadas en estas intoxicaciones proceden de microorganismos que han sido consumidos o han contaminado por otro mecanismo a los peces.

Los alimentos y las bebidas también pueden contaminarse por sustancias químicas venenosas. Sin embargo, sus efectos nocivos generalmente son el resultado de una exposición a largo plazo y no representan un riesgo significativo para la salud del viajero. Esporádicamente los alimentos también se contaminan al utilizar productos químicos, como tintes textiles, cuando se usan para dar un color inusualmente brillante.

La seguridad de las bebidas y los alimentos depende principalmente de los estándares de higiene aplicados localmente en su preparación y manipulación. En países con bajos niveles de higiene y saneamientos, e infraestructuras deficientes para el control de la seguridad alimentaria, existe un alto riesgo de contraer la diarrea del viajero. En esos países el viajero debe adoptar precauciones con relación a todas las bebidas y alimentos, incluidos los servidos en hoteles y restaurante de buena calidad, para minimizar el riesgo de contraer una infección de origen alimentario o por el agua. Aunque los riesgos son mayores en los países pobres, en cualquier país puede haber lugares con mala higiene.

Otra fuente potencial de infección son las aguas recreativas contaminadas, especialmente el agua de mar o el agua dulce de lagos y ríos contaminada por aguas residuales, además del agua de piscinas y balnearios donde el filtrado y la desinfección son inadecuados o incluso inexistentes. Al bañarse en aguas contaminadas es posible ingerir microorganismos causantes de diarrea y otros agentes infecciosos.

Es especialmente importante que las personas de los grupos más vulnerables, como bebés, niños, ancianos, mujeres embarazadas y personas con trastornos del sistema inmunitario, adopten estrictas precauciones para evitar los alimentos y bebidas contaminados y las aguas recreativas inseguras.

Los viajeros deben:


  • evitar el consumo de alimentos y bebidas potencialmente contaminados;
  • evitar el contacto con aguas recreativas potencialmente contaminadas;
  • saber cómo tratar la diarrea;
  • llevar consigo sales de rehidratación oral y productos para desinfectar el agua.
Precauciones para evitar los alimentos y bebidas inseguros

  • Evitar los alimentos cocinados que se hayan mantenido a temperatura ambiente durante varias horas.
  • Comer sólo alimentos que han sido cocinados totalmente y todavía estén calientes.
  • Evitar los alimentos no cocinados, aparte de las frutas y verduras que se pueden pelar o descascarillar, y evitar las frutas con la piel integra.
  • Evitar los alimentos que contengan huevos crudos o poco cocinados.
  • Evitar los alimentos vendidos en puestos callejeros.
  • Evitar los helados de origen no seguro, incluidos los de puestos callejeros.
  • En los países donde el pescado y el marisco puede contener biotoxinas venenosas, se debe solicitar consejo local.
  • Hervir la leche no pasteurizada (cruda) antes de consumirla.
  • Hervir el agua de bebida si su seguridad es dudosa; si no es posible se puede usar un filtro homologado, o un agente desinfectante.
  • Evitar el hielo a menos que haya sido preparado con agua segura.
  • Evitar cepillarse los dientes con agua insegura.
  • Las bebidas frías embotelladas o envasadas normalmente son seguras siempre que estén bien cerradas; las bebidas calientes generalmente son seguras.
Parásitos intestinales: riesgos para el viajero

Los viajeros, especialmente los que visitan países tropicales y subtropicales, pueden exponerse a diversas infecciones intestinales por helmintos (gusanos parasitarios). El riesgo de contraer parásitos intestinales está asociado a bajos niveles de higiene y saneamiento, que posibilitan la contaminación del suelo, arena y alimentos con excrementos humanos o caninos. Dado que, generalmente, los efectos clínicos no son evidentes hasta que ha pasado cierto tiempo del regreso del viaje, puede no estar clara la relación con el lugar de destino del viaje, lo que puede retrasar el diagnóstico o llevar a un diagnóstico erróneo. Los principales helmintos intestinales a los que puede exponerse el viajero.

  • Anquilostomas. Los anquilostomas humanos y caninos, especialmente las especies Necator y Ancylostoma, pueden ser un riesgo para los viajeros, principalmente en los lugares donde las playas están contaminadas por excrementos humanos o caninos. Los humanos son infectados por las larvas del parásito que penetran en la piel. El A. caninum produce una lesión cutánea característica, larva migrans cutánea, que se puede tratar fácilmente con vermífugos como el albendazol.
  • Tenias. La Taenia saginata se adquiere por el consumo de carne de bovino cruda o poco cocinada de animales que albergan el estadio larval del parásito. La T. solium se contrae de la misma forma a partir de carne de cerdo cruda o poco cocinada. Estas infecciones son consecuencia del contacto de animales bovinos y porcinos con excrementos humanos, al injerir con ellos los huevos de las tenias. La infección por T. solium en humanos también puede ser resultado de la ingestión de huevos presentes en alimentos contaminados por excrementos; esto es especialmente peligroso, ya que las formas larvales del parásito originan la cisticercosis, que puede llegar a ser una enfermedad grave. El Echinococcus granulosus da lugar al quiste hidatídico causado por la forma larval del parásito; las formas adultas infectan a perros que excretan los huevos por las heces. El hombre se infecta al ingerir los huevos tras un contacto cercano con perros infectados, o por el consumo de alimentos o agua contaminados por sus heces.
  • Nematodos. Los parásitos intestinales Ascaris y Trichuris se transmiten en el suelo, los huevos de estos parásitos pueden contaminar alimentos como frutas y verduras y causar una infección si el alimento se consume sin haberlo lavado cuidadosamente; la infección también se puede transmitir por las manos por manipular alimentos contaminados por el suelo, por ejemplo en los mercados callejeros.
Precauciones para evitar las aguas recreativas inseguras

  • Solicitar información local sobre la calidad de las aguas recreativas en la zona.
  • Evitar las playas obviamente contaminadas por aguas residuales.
  • Evitar bañarse en aguas contaminadas por aguas residuales.
  • Evitar tragar cualquier tipo de agua contaminada por aguas residuales.
Tratamiento de la diarrea

  • La mayoría de los ataques de diarrea son autolimitados, con recuperación en pocos días. Es importante evitar la deshidratación, especialmente en los niños.
  • Tan pronto como comience la diarrea se debe aumentar la ingestión de líquidos, como agua embotellada, hervida o tratada, o té ligero. Si la diarrea continúa durante más de un día, se debe tomar una solución de sales de rehidratación oral (SRO) y continuar el consumo normal de alimentos.
Cantidades de solución SRO que deben beberse

  • Niños menores de 2 años : ¼ - ½ taza (50-100 ml) después de cada deposición suelta
  • Niños de 2-10 años :½ - 1 taza (100-200 ml) después de cada deposición suelta
  • Niños mayores y adultos : Cantidad ilimitada

Si no se dispone de SRO, se puede usar un sustituto que se prepara con 6 cucharillas de azúcar más 1 cucharilla de sal en 1 litro de agua de bebida segura; se tomarán las mismas cantidades que en el caso de las SRO. (Una cucharilla contiene un volumen de 5 ml).
Se debe buscar ayuda médica si la diarrea dura más de 3 días y/o hay movimientos intestinales acuosos muy frecuentes, sangre en las heces, vómitos repetidos o fiebre.
Cuando no se dispone de ayuda médica y aparece sangre en las heces, los adultos pueden seguir un tratamiento con ciprofloxacino. Para los niños y las mujeres embarazadas se recomienda azitromicina. No se recomienda el uso profiláctico de antibióticos. Tampoco se recomiendan para uso general medicamentos antidiarreicos como por ejemplo loperamida, aunque pueden usarse de forma excepcional en el tratamiento sintomático, además de líquidos, y sólo en adultos. Los medicamentos antidiarreicos no deben usarse nunca para el tratamiento de niños.
Si aparecen otros síntomas, se debe consultar a un médico.

Aguas recreativas

El uso de aguas costeras, lagos y ríos de agua dulce para fines recreativos tiene un efecto beneficioso para la salud a través del ejercicio, el descanso y el relax. Sin embargo, las aguas recreativas también pueden presentar algunos riesgos para la salud. Los riesgos principales son los siguientes:

Ahogamiento y lesiones.
Fisiológicos:
  • enfriamiento, que puede terminar en coma y muerte;
  • choque térmico, con resultado de calambres y fallo cardiaco;
  • exposición aguda al calor y a la radiación ultravioleta del sol: agotamiento por calor, quemaduras solares, insolación;
  • exposición acumulativa al sol (cánceres de piel, cataratas).
Infecciones:
  • ingestión, inhalación o contacto con bacterias, hongos, parásitos y virus patógenos;
  • picaduras de mosquitos y otros insectos vectores de enfermedades infecciosas.
Envenenamiento e intoxicaciones:
  • ingestión, inhalación o contacto con agua contaminada por sustancias químicas, incluidas las mareas negras;
  • picaduras o mordeduras de animales venenosos;
  • ingestión, inhalación o contacto con proliferaciones de plancton toxicogénico.
Exposición al frío: hipotermia por inmersión

El frío, más que el simple ahogamiento, es la causa principal de muerte en el mar. Cuando baja la temperatura corporal (hipotermia), se produce confusión seguida de pérdida de conocimiento, quedando la cabeza bajo el agua y provocando por ello el ahogamiento. Con un chaleco salvavidas que mantenga la cabeza fuera del agua se evita el ahogamiento, pero pronto se produce la muerte ocasionada directamente por fallo cardiaco hipotérmico. Sin embargo, usar ropa adecuada además de un chaleco salvavidas puede prolongar mucho la supervivencia en agua fría. Los niños, especialmente los varones, al tener menos grasa corporal que los adultos, se enfrían con gran rapidez en aguas a baja temperatura.
La natación es difícil en agua muy fría (alrededor de 0ºC), los buenos nadadores a menudo se ahogan repentinamente si intentan nadar aunque sean distancias cortas en agua a esas temperaturas sin un chaleco salvavidas. En las embarcaciones pequeñas siempre se debe usar chaleco salvavidas o alguna otra forma de ayuda a la flotación, especialmente por los niños y hombres jóvenes, si el agua está fría.
El alcohol, aun en pequeñas cantidades, puede provocar hipoglucemia si se consume sin comer y después de haber practicado ejercicio. Produce confusión, desorientación y también, en ambientes fríos, una rápida bajada de la temperatura corporal. Pequeñas cantidades de alcohol, si no se ha ingerido alimento suficiente, pueden ser sumamente peligrosas al nadar largas distancias, al igual que después de remar o practicar otros deportes acuáticos vigorosos y prolongados.
Quienes practican actividades de invierno sobre el agua, como patinaje y pesca, deben ser conscientes de que es necesario evitar la inmersión de todo el cuerpo. La inmersión accidental en agua fría, próxima o a temperatura de congelación, es peligrosa dado que el tiempo de inmersión mortal promedio (tiempo hasta la muerte) es inferior a 30 minutos para los niños y la mayoría de los adultos.
El tratamiento inmediato es mucho más importante que cualquier actuación posterior para revivir a las víctimas de hipotermia por inmersión. Un baño caliente (a una temperatura no superior a la tolerada por la mano sumergida) es el método más eficaz para conseguirlo. En caso de ahogamiento, el fallo cardiaco y el cese de la respiración deben ser tratados vaciando el agua del estómago y aplicando inmediatamente un masaje cardiaco externo y ventilación artificial. El masaje cardiaco no debe aplicarse a menos que el corazón se haya parado. Las personas que han inhalado agua siempre deben ser enviadas a un hospital para comprobar si se han producido complicaciones pulmonares.

Infección

En aguas costeras las infecciones pueden ser el resultado de la ingestión, inhalación o contacto con microorganismos patógenos que pueden estar presentes de forma natural o como resultado de contaminación fecal, o haber sido transportados por personas o animales que utilizan el agua. Las consecuencias más comunes entre los viajeros son enfermedad diarreica, enfermedad respiratoria febril aguda e infecciones de oído.
En aguas dulces, la leptospirosis puede ser propagada por la orina de roedores infectados, provocando infección humana por contacto con erosiones en la piel o en las membranas mucosas. En zonas endémicas para esquistosomiasis, la infección se puede contraer por larvas que penetran en la piel al nadar o caminar por el agua (véase también el Capítulo 5).
En piscinas y balnearios se pueden producir infecciones si el tratamiento y desinfección del agua son inadecuados. El contacto con aguas contaminadas puede provocar diarrea, gastroenteritis e infecciones de garganta. El uso apropiado de cloro y otros desinfectantes controla la mayoría de las bacterias y virus en el agua. Sin embargo, los parásitos Giardia y Cryptosporidium, que son vertidos en grandes cantidades por los individuos infectados, y que son altamente resistentes a los procedimientos comunes de desinfección, se inactivan con ozono o se eliminan por filtración.
La contaminación en balnearios e hidromasajes puede originar infecciones por Legionella y Pseudomonas aeruginosa. También se han relacionado con los balnearios casos de otitis externa e infecciones del tracto urinario, tracto respiratorio, heridas y córnea.
El contacto directo persona a persona o el contacto físico con superficies contaminadas próximas a piscinas y balnearios pueden propagar los virus que causan molusco contagioso y papilomas cutáneos (verrugas); de forma similar pueden propagarse infecciones micóticas del pelo, uñas y piel, especialmente la tinea pedis (pie de atleta).

Precauciones

  • Adoptar conductas seguras en todo tipo de aguas recreativas (ver el Capítulo 4).
  • Evitar el consumo de alcohol antes de cualquier tipo de actividad en o cerca de las aguas recreativas.
  • Vigilar constantemente a los niños cerca de las aguas recreativas.
  • Evitar las temperaturas extremas en balnearios, saunas, etc.; esto es especialmente importante para los viajeros con problemas médicos previos, mujeres embarazadas y niños pequeños.
  • Evitar la exposición excesiva a la luz solar.
  • Evitar el contacto con aguas contaminadas.
  • Evitar tragar cualquier tipo de agua contaminada.
  • Pedir consejo local sobre la presencia de animales acuáticos potencialmente peligrosos.
  • Usar calzado al andar por las orillas, bancos de ríos y terrenos con lodo.
Animales e insectos

Mamíferos

Los animales tienden a evitar el contacto con el hombre y la mayoría no atacan a menos que se les provoque. Sin embargo, algunos grandes carnívoros son agresivos y pueden atacar. Los animales con rabia suelen hacerse agresivos y pueden atacar sin provocación. Los animales salvajes pueden ser agresivos si se produce una intrusión territorial, especialmente cuando están protegiendo a las crías. Las mordeduras de los animales pueden provocar heridas graves, que también pueden dar lugar a la transmisión de una enfermedad.

La rabia es la infección más importante ocasionada por la mordedura de un animal. En muchos países en desarrollo la rabia es transmitida principalmente por perros, aunque muchas otras especies de mamíferos pueden estar infectados por el virus de la rabia. En caso de mordedura de un animal es necesario lavar y enjuagar la herida con agua y jabón o agua sola o desinfectante, se debe buscar asesoramiento médico o veterinario si hay rabia en la zona. Si existe un riesgo significativo de rabia, el paciente debe ser tratado con vacuna o inmunoglobulina postexposición de la rabia (véase el Capítulo 5). También se recomienda una dosis de recuerdo del toxoide tetánico en caso de mordedura de un animal.

Se puede recomendar antes de la partida la vacuna preexposición a los viajeros que tengan un riesgo mayor de exposición a la rabia (véase el Capítulo 6). La vacuna preexposición contra la rabia no elimina la necesidad de actuación en caso de mordedura de un animal rabioso pero reduce el número de dosis de vacuna requeridas para el tratamiento postexposición.

Precauciones

  • Evitar el contacto directo con animales domésticos en zonas donde existe rabia, y con todos los animales salvajes y cautivos.
  • Evitar las conductas que puedan provocar alarma, temor o sensación de amenaza en los animales.
  • Asegurarse de que los niños no se acerquen, toquen ni provoquen de ninguna otra forma a ningún animal.
  • Tratar inmediatamente la mordedura de cualquier animal lavándola con agua y jabón o desinfectante, y buscar asesoramiento médico.
  • Si se prevé un riesgo significativo de exposición a la rabia, pedir consejo médico antes de viajar.
Los viajeros que van acompañados de animales deben ser conscientes de que es necesario vacunar contra la rabia a los perros ( en algunos países a los gatos) para que se les permita cruzar fronteras internacionales. Algunos países libres de rabia tienen otros requisitos adicionales. Antes de llevar un animal al extranjero, el viajero debe informarse sobre los requisitos reglamentarios de los países de destino y de tránsito.

Serpientes, escorpiones y arañas

Los viajeros a zonas tropicales, subtropicales y desérticas deben ser conscientes de la posible presencia de serpientes, arañas y escorpiones venenosos. Se debe pedir información local sobre los riesgos en las zonas que se van a visitar. La mayoría de las especies venenosas son especialmente activas por la noche.

El veneno de las mordeduras de serpientes y arañas y las picaduras de escorpiones tienen diversos efectos además de dañar los tejidos cercanos a la mordedura. En el veneno de las serpientes terrestres y acuáticas, y también a menudo en el veneno de escorpiones y arañas hay presentes neurotoxinas. Las neurotoxinas producen debilidad y parálisis junto con otros síntomas. El veneno en contacto con los ojos provoca un daño grave pudiendo llegar a la ceguera. La mayoría de los venenos de serpiente afectan a la coagulación de la sangre, lo que puede dar lugar a hemorragias y disminución de la tensión sanguínea. Las toxinas del pelo de las arañas como la tarántula puede provocar una intensa irritación en contacto con la piel.

El envenenamiento por serpientes, arañas o escorpiones venenosos constituye una emergencia médica que requiere atención inmediata. El paciente debe ser trasladado al centro médico más cercano tan rápido como sea posible. Los primeros auxilios requieren la inmovilización de toda la extremidad afectada con tablillas y vendaje firme, aunque no apretado, para limitar la propagación de la toxina en el cuerpo y la cantidad de tejido local dañado. Sin embargo, no se recomienda el vendaje si hay inflamación local y daño del tejido próximo a la mordedura. Otros métodos tradicionales de primeros auxilios (incisiones y succión, torniquetes y comprensión) son perjudiciales y no deben usarse.

La decisión de usar antídotos sólo debe ser tomada por personal médico cualificado, y deberá ser administrado en un centro médico. El antídoto sólo se debe administrar si entre sus indicaciones especificadas se incluye la especie responsable de la mordedura.

Precauciones

  • Pedir consejo local sobre la posible presencia de serpientes, arañas y escorpiones venenosos en la zona.
  • Evitar andar descalzo o con sandalias abiertas sobre terrenos donde puede haber serpientes, arañas y escorpiones venenosos; usar botas o calzado cerrado y pantalones largos.
  • Evitar poner las manos o los pies en los lugares donde las serpientes, arañas o escorpiones puedan estar escondidos.
  • Tener un cuidado especial en el exterior durante la noche.
  • Examinar la ropa y el calzado antes de ponérselos para comprobar si hay serpientes, arañas o escorpiones escondidos.
Animales acuáticos

Los nadadores y submarinistas pueden ser mordidos por ciertos animales acuáticos, incluidos congrios y morenas, pastinacas, arañas, escorpiones, peces piedra, pirañas, focas y tiburones. Les pueden picar nematocistos venenosos (medusas, corales de fuego, anémonas de mar) y otras especies de invertebrados acuáticos incluido el pulpo. Los ataques de cocodrilos, que habitan en ríos y estuarios de muchos países tropicales, incluido el norte de Australia, producen graves heridas que a menudo son mortales. Las heridas causadas por organismos acuáticos peligrosos se producen como resultado de:

  • pasar cerca de un organismo venenoso al bañarse o caminar en el agua;
  • pisar una pastinaca, araña o erizo de mar;
  • tocar organismos venenosos durante exploraciones en la orilla del mar;
  • invadir el territorio de animales grandes al nadar o en el borde del agua;
  • nadar en aguas utilizadas como zona de caza por los grandes depredadores;
  • interferir o provocar a organismos acuáticos peligrosos.
Precauciones

  • Obtener asesoramiento local sobre la posible presencia de animales acuáticos peligrosos en la zona.
  • Adoptar conductas que eviten incitar el ataque de animales depredadores.
  • Usar calzado al andar por la orilla y en el borde del agua.
  • Evitar el contacto con medusas en el agua y con medusas muertas en la playa.
  • Evitar andar, vadear o nadar en aguas infestadas de cocodrilos en todas las épocas del año.
  • Buscar ayuda médica en caso de una picadura o mordedura por un animal venenoso.
Tratamiento

En caso de envenenamiento por animales acuáticos, el tratamiento dependerá de si hay una herida, un pinchazo o una reacción cutánea localizada (por ejemplo, una erupción). El tratamiento de pinchazos de peces con espinas consiste en inmersión en agua caliente, extracción de las espinas, limpieza cuidadosa de la herida y tratamiento con antibiótico (y antídoto en el caso del pez piedra). Si el pinchazo lo ha producido un pulpo o un erizo de mar el tratamiento es básicamente el mismo pero sin la exposición al calor. En caso de erupciones o lesiones lineales, se debe sospechar que se ha tenido contacto con nematocistos; su tratamiento se basa en el uso del ácido acético al 5%, descontaminación local y corticoesteroides (y antídoto en el caso de la medusa Chironex fleckeri), con un adecuado seguimiento por las posibles secuelas.

Insectos y otros vectores de enfermedades

Los vectores representan un papel esencial en la transmisión de muchas enfermedades infecciosas. Muchos vectores son insectos hematófagos, que ingieren el microorganismo causante de la enfermedad mientras se alimentan de la sangre de un huésped infectado (humano o animal), y posteriormente lo inyectan en un nuevo huésped en el momento de otra toma de sangre. Los mosquitos y las moscas hematófagas son importantes insectos vectores de enfermedades. Además, las garrapatas y ciertos caracoles acuáticos participan en el ciclo vital y de transmisión de enfermedades. En la Tabla 3.1, al final de este capítulo, se muestran los principales vectores y las principales enfermedades que transmiten. La información sobre las enfermedades y medidas preventivas específicas se encuentra en los Capítulos 5, 6 y 7.

El agua representa un papel fundamental en el ciclo vital de la mayoría de los vectores. Por ello la transmisión de muchas enfermedades transmitidas por vectores es estacional ya que existe relación entre las lluvias y la presencia de lugares de cría. La temperatura es también un factor fundamental, que limita la distribución de los vectores según la altitud y la latitud.

Los viajeros tienen menos riesgo de exposición a enfermedades transmitidas por vectores en los centros urbanos, especialmente si duermen en habitaciones con aire acondicionado. Sin embargo, pueden exponerse a los vectores del dengue que pican sobre todo durante el día. Los viajeros a zonas rurales o a zonas con bajos niveles de higiene y saneamiento normalmente tienen un mayor riesgo de exposición a los vectores de enfermedades y, por lo tanto, la protección personal es fundamental. Las actividades nocturnas en el exterior pueden incrementar la exposición a los vectores del paludismo.

Protección contra vectores

Los viajeros pueden protegerse de los mosquitos y otros vectores con los medios que se describen en los siguientes párrafos.

Los repelentes de insectos son sustancias que se aplican en las zonas de piel expuesta o a las prendas de vestir para evitar el contacto humano/vector. El ingrediente activo de un repelente, repele pero no mata a los insectos. Debe elegirse un repelente que contenga DEET (N,N-dietil-m-toluamida), IR3535® (N-butil-N-acetil-3-etilaminopropionato) o Icaridin (ácido 1-piperidincarboxílico, 2-(2-hidroxietil)-, 1-metilpropilester). Los repelentes de insectos deben aplicarse para proporcionar protección durante los períodos en que pican los insectos. Se debe tener cuidado para evitar el contacto con las membranas mucosas. Los repelentes de insectos no se deben fumigar sobre la cara ni aplicar en párpados ni labios. No se deben aplicar sobre piel sensible, quemada por el sol y dañada, ni sobre pliegues profundos de la piel. Siempre deben lavarse las manos después de aplicar el repelente. Pueden ser necesarias aplicaciones repetidas cada 3-4 horas, especialmente en climas cálidos y húmedos. Cuando el producto se aplica a las prendas de vestir, su efecto dura más. Se recomienda combinar el uso de repelentes a primeras horas de la noche con dormir bajo una red mosquitera. Los repelentes se deben usar cumpliendo estrictamente las instrucciones del fabricante y sin exceder las dosis establecidas, sobre todo en los niños pequeños.

Las espirales contra mosquitos son el ejemplo más conocido de vaporizador insecticida, normalmente con un piretroide sintético como ingrediente activo. Una espiral es suficiente para toda la noche en un dormitorio normal, a menos que en la habitación existan corrientes de aire. Una versión más sofisticada que requiere electricidad, son las difusores insecticidas, que se colocan sobre una rejilla que al calentarse con electricidad hace que el insecticida se vaya evaporando.

Los sprays en aerosol para matar insectos voladores son eficaces para un efecto rápido de abatir y matar. En las zonas de dormir interiores se deben aplicar antes de acostarse. Tratar una habitación con un spray insecticida ayudará a librarla de insectos, pero el efecto puede ser de corta duración. Se recomienda combinarlo con el uso de un serpentín o vaporizador o una mosquitera. Los sprays en aerosol para insectos reptantes (p. ej., cucarachas y hormigas) deben aplicarse en las superficies por donde andan los insectos.

Las ropas de protección pueden ser de ayuda durante las horas del día en que los vectores son activos. El grosor del material es fundamental, y no se debe dejar ninguna zona de piel expuesta a menos que sea tratada con un repelente. Los repelentes de insectos aplicados sobre la ropa son eficaces durante más tiempo que sobre la piel. Se consigue una protección extra tratando las prendas de vestir con permetrin o etofenprox para impedir que los mosquitos piquen a través de la ropa. Se deben seguir las instrucciones del fabricante para evitar estropear ciertos tejidos. En zonas infectadas por garrapatas y pulgas deben protegerse los pies con calzado apropiado y metiendo los pantalones en los calcetines. Estas medidas pueden mejorar aplicando repelente a la ropa.

Las redes mosquiteras son un medio excelente de protección personal mientras se está durmiendo. Las redes se pueden usar con o sin tratamiento con insecticida. Sin embargo, las redes tratadas son mucho más efectivas. Hay disponibles comercialmente redes mosquiteras pretratadas. Las redes deben ser fuertes y con una malla de tamaño no superior a 1,5 mm. Se deben meter los extremos de la red debajo del colchón, comprobando primero que no está rota y que no queda ningún mosquito dentro. Hay disponibles mosquiteras para cunas y camas pequeñas, que permiten proteger a los bebés cuando duermen.

Los viajeros que acampan en tiendas deben usar una combinación de espirales, repelentes y pantallas de protección contra mosquitos. La densidad de la malla de las pantallas protectoras de las tiendas de campaña suele ser mayor de 1,5 mm, por lo que se recomienda poner una red especial para mosquitos.

La colocación de pantallas de protección contra mosquitos en ventanas, puertas y aleros reduce la exposición a insectos voladores. Debe buscarse alojamiento con estas características siempre que sea posible.

El aire acondicionado es un medio muy efectivo para mantener fuera de la habitación mosquitos y otros insectos. En los hoteles con aire acondicionado no es necesario tomar otras precauciones en el interior.

Se debe evitar el contacto con agua dulce, como lagos, zonas de regadíos, acequias, arroyos y ríos de corriente lenta, en áreas donde existe esquistosomiasis. Se recomienda usar botas de protección para evitar el contacto ocupacional (por ejemplo, técnicos en regadíos que visitan un área afectada).

Principales vectores de enfermedades y enfermedades que transmiten

Vectores

Principales enfermedades transmitidas

Caracol acuático     Esquistosomiasis (Bilharziasis)
Pulgón negro     Ceguera de río (Oncocercosis)
Pulga     Peste (transmitida por pulgas de ratas a humanos)
Mosquitos
Aedes     Fiebre del Dengue
, Fiebre del Valle del Rift, Fiebre Amarilla
Anopheles     Filariasis Linfática, Paludismo
Culex     Encefalitis Japonesa, Filariasis Linfática, Fiebre del Nilo Oeste
Flebotomos hembras     Leishmaniasis, Fiebre por Flebotomos
Garrapatas Fiebre Hemorrágica Crimea-Congo, Enfermedad de Lyme, Fiebre Recurrente (Borreliosis), Enfermedades rickettsiales incluidas fiebres maculosas y fiebre Q, Encefalitis por Garrapatas, Tularemia
Chinche triatoma     Enfermedad de Chagas (Tripanosomiasis americana)
Mosca Tsé-Tsé     Enfermedad del Sueño (Tripanosomiasis africana)

(
Basándose en extensas investigaciones, no existe absolutamente ninguna evidencia de que la infección por VIH pueda ser transmitida por insectos)

Lectura adicional

Recomendaciones de la OMS sobre protección solar: http://www.who.int/uv/sun_protection
Foodborne disease: a focus on health education. Geneva, WHO, 2000. (Véase el anexo con información completa sobre 31 enfermedades transmitidas por los alimentos causadas por bacterias, virus y parásitos.)
Guía de la OMS sobre alimentos seguros para los viajeros: http://www.who.int/foodsafety
WHO guidelines for safe recreational-water environments. http://www.who.int/water_sanitation_health/bathing (Vol. 1 - Coastal and fresh-waters; Vol. 2 - Swimming pools, spas and similar recreational-water environments).
Mordeduras y picaduras por animales terrestres y acuáticos en Europa: http://www.who.int/wer/pdf/2001/wer7638.pdf
Vectores de enfermedades, Parte I: http://www.who.int/wer/pdf/2001/wer7625.pdf
Vectores de enfermedades, Parte II: http://www.who.int/wer/pdf/2001/wer7626.pdf
Rozendaal J. Vector control: methods for use by individuals and communities. Geneva, WHO, 1997.



 
 
Google
 
Publicidad  
 
 
 
   
 
   
Hoy habia 13 visitantes (24 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=